Los Misterios y el Camino Final

Los Misterios y el Camino Final

El primer capítulo de GOT se llamó El Invierno Viene, y claramente a lo largo de siete Temporadas, ocho años para ser más precisos, ese “venir” no se trataba de una posibilidad sino más bien de una advertencia, una real amenaza diríamos mejor. Ese invierno que está por llegar no solo se anuncia como el más gélido y oscuro que haya habido jamás, sino que además trae la madre de todas las batallas. En las batallas los vivos van a matarse, en ésta que nos trae el invierno los vivos van a matar a la muerte… o al contrario, y lo peor de todo es que el enemigo no se cansa, el enemigo no se rinde, el enemigo no teme. Como si fuera poco la cantidad de muertes que ha habido a lo largo de la Serie (seamos sinceros, las hemos gozado hasta morirnos), se nos advierte que al final realmente lo que puede reinar es la muerte (¿a ver si es verdad que nos gusta tanto?). De dónde viene la muerte: Del Norte. Quién la trae: El Invierno. Y como diría Arya, la muerte tiene muchos rostros, muchos de los cuales ella bien conoce –y aprendió a controlar-, por eso lo dice y por eso seguramente será una de las que la enfrente.

Los Misterios: La muerte que del norte viene con el invierno es una muerte muy extraña, una muerte viva; quizá por eso a los Caminantes Blancos y la fauna que los acompaña se les dice “no muertos”. Ya sabemos que solo en el frío extremo se preserva lo muerto, fuera de ahí se descompone y desintegra; quizá entonces a la horda de caminantes blancos deberían abrirle las puertas del Muro, darles paso y dejar que se vayan derritiendo en su camino hacia el Sur, pero esa lógica es demasiado aburrida y no mata a nadie, GOT no es una parodia. Todo en el invierno es misterioso (el puro hecho de que en él se preserve lo muerto ya es bastante), porque los inviernos traen la neblina y el frío, es decir lo que oculta y lo que ensimisma y acalla, de lo que hay que resguardarse. Es como si las cosas más antiguas, lo que se pierde en la memoria viniera de lo invernal: Las vivencias primigenias con las que se identifica el invierno, como el agua que también es del invierno. La muerte es muy misteriosa, pero también lo es el inicio de las cosas; fin y principio, ambos están en el invierno. Del norte invernal vienen los Niños del Bosque, que hemos asegurado representan la Naturaleza (como también podemos asegurar que el origen de lo mistérico está en la naturaleza). Y la naturaleza (Niños del Bosque) le enseñó al hombre (Los Primeros Hombres) sus recursos, lenguaje y magias. Los Stark son muy probablemente la más antigua familia de todo Poniente, los más directos descendientes de los Primeros Hombres (junto con los Salvajes u Hombres Libres de más allá de la Muralla) y son ellos la familia de mayores misterios, misterios todos asociados a la naturaleza y la muerte… y los misterios entre ellos se entienden.

Los Stark son “cambiapieles” básicamente con los lobos, que además es el icono de su blasón; Jon Snow, que como ya sabemos es un Targaryen-Stark (Fuego y Hielo), muy probablemente también podrá “meterse” en los dragones, lo cual lo hace un héroe invencible, además ya estuvo muerto, y lo que estuvo muerto no puede morir. Permítasenos lo siguiente: Snow desde siempre se ha mostrado como un personaje atormentado, siempre enfrentando un compromiso que parece agobiarlo, lo que nos permite repetir aquello que desde antiguo se dice, que las “fauces del infierno” se representan en parte como la boca de un dragón, en parte como la de un enorme lobo. El lobo de Snow se llama ghost, que han traducido como fantasma, pero cuya primera acepción es “espectro”, lo cual mucho dice, además es el único completamente blanco de todos los lobos huargo de la camada Stark. Y además de ser cambiapieles, entre los Stark está Brandon, que es un “verdevidente” y como si fuera poco es El Cuervo de los Tres Ojos. Muchas cuartillas podrían escribirse al respecto, pero no tenemos el espacio aquí para ello. Brandon pasó a ser la más enigmática figura de todo GOT (probablemente haga una dupla invencible con Samwell Tarly, las visiones y el estudio); él puede comunicarse con animales y árboles hablando la “verdadera lengua”, que es la lengua de la naturaleza aprendida de los Niños…, y como Cuervo de los Tres Ojos, no solo tiene la facultad de la omnipresencia, sino también la visión sobrenatural y de la iluminación. Cuando sus ojos ven (y “ver” en su caso es casi un eufemismo) a través de los cuervos, recordamos lo que Poe dice de los ojos del suyo, “parecen ojos de un demonio que sueña”… como los ojos azul transparente del Rey de la Noche. Los misterios hablan entre ellos.

El camino final: La muerte caminando (disculpen la inevitable referencia a The Walking Dead) viene de más allá de la Muralla, es decir del norte del Norte, propiamente “el más allá”, que es de donde siempre ha venido la muerte. Y del “más allá” viene todo lo misterioso, porque el “más allá” es oscuro como la noche, que es donde se concentran los misterios. Tres pivotes ha tenido GOT alrededor de los cuales ha girado siempre la trama de la Serie y de los que se han desprendido todas las expectativas: El Trono de Hierro, centro real del Poder y motivador de todas las ansias e intrigas, principio y fin de las acciones, como lo es el Poder para los hombres; el Invierno, como carro de los misterios que trae “el aliento gélido de la oscuridad”, la amenaza de la muerte (patentizada en los Caminantes Blancos), el más terrible de todos los poderes; y la profecía del Príncipe Prometido, héroe que iluminará las tinieblas vencerá a la muerte y así dará paz al reino.

Melisandre, la bruja roja, no solo se abrogó el haber unido hielo y fuego (“uniendo” a Jon Snow y Dahenerys), que ya estaba unido desde antes en el propio Snok gracias al amor entre Rhaegar Targaryen y Lyanna Stark, sus padres, sino además, como sacerdotisa de R´hllor, Dios de la Luz (enemigo jurado de la oscuridad y la muerte, por eso es el dios que revive) augura que Jon Snow (Aegon Targaryen, el Sexto con su Nombre) es el Príncipe Prometido. Parece que Dahenerys no puede tener hijos, parece que Jon Snow tampoco por haber muerto ya anteriormente, no es de la unión de ambos que nacerá un ser que haga que “la oscuridad huya a su paso”. Suponemos que Jon Snow podrá “cabalgar” un dragón y será entonces así el “lobo alado” que el primer Cuervo de los Tres Ojos dijo a Brandon que él sería… pero es solo una suposición, otro misterio que iremos develando u oscureciendo en los días por venir… el invierno se aproxima… el invierno está llegando.

Pancho Crespo Quintero

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. No me quiero perder ese invierno que se avecina.! Vamos a ver si las suposiciones se cumplen…

    1. #TheWinterIsHere

Deja un comentario

Menú de cierre